Uso de cookies
jhsleon.com utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y ofrecer contenidos adaptados a tus intereses. Si sigues navegando consideramos que aceptas su uso.
Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información .
ACEPTO
Cerrar

La Verónica
Francisco de Pablo Panach, 1926

"Salió una mujer de entre la chusma y, desafiando a la soldadesca, con un paño blanco enjugó el rostro del Nazareno, al separse del Hijo de Dios, vio el propio rostro de Jesús grabado en sangre y sudor sobre el paño"
De la Tradición.

La Verónica
Realizada en pasta de madera en 1926, durante la abadía del Hno. Vicente Crecente, siendo recogida su llegada a León en el Diario de León en los siguientes términos: “procedente de los mejores talleres de imágenes religiosas de Valencia”, aunque en los libros de cuentas de la Cofradía no aparece ningún desembolso por la misma, ya que, según el historiador leonés Antonio Alonso Morán, pudo ser sufragada por suscripción popular.

Obra del valenciano Francisco de Pablo Panach, del que poco conocemos, más que algunas referencias a obras suyas -entre ellas un Verónica de gran parecido, en Daimiel (Ciudad Real)- es una imagen exenta, con una estética muy cercana a los populares talleres de imágenes cristianas, lo cual, durante bastante tiempo, hizo que se pensara que era una pieza de las denominadas de serie.

La Verónica
En 1946, el pintor leonés Demetrio Monteserín, según Cayón Waldaliso en su libro sobre la Cofradía, realizó el paño que sostiene entre las manos y que representa el rostro de Cristo, y que fue sustituido en 1963 por el actual, realizado en los talleres de Nicolás de Lapuente de la Infiesta, y siendo donación de la familia Restituto Labanda Cordero. En la Capilla de Santa Nonia sostiene un paño realizado y donado por el Hno. Manuel López Bécker en 1991.

La Verónica se asienta sobre un trono compuesto por dieciocho cartelas figurativas, realizado en 1992, y que en un principio fue pensado para el paso de la Crucifixión.

Obra del leonés Melchor Gutiérrez San Martín, es sin duda alguna uno de los tronos más originales de los que posee la Cofradía, y donde se presentan los doce bustos de los apóstoles; La Virgen María, escoltada por María Magdalena y la de Cleofás; y Cristo yacente con dos ángeles pasionarios, todo ello modelado con una gran manierismo y realizado en fibra de vidrio.





Galería relacionada


Volver arriba
Volver arriba