Uso de cookies
jhsleon.com utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y ofrecer contenidos adaptados a tus intereses. Si sigues navegando consideramos que aceptas su uso.
Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información .
ACEPTO
Cerrar

Coronación de Espinas
Higinio Vázquez García, 1977

"Los soldados le llevaron dentro del atrio, esto es, al pretorio, y convocaron a toda la cohorte, y le vistieron de púrpura y le ciñeron una corona tejida de espinas, y comenzaron a saludarle: Salve, rey de los judíos. Y le herían en la cabeza con una caña y le escupían, e hincando la rodilla, le hacían reverencias"
Marcos 15, 16-19


Coronación de Espinas
La Coronación de Espinas es uno de los conjuntos históricos que posee la Cofradía desde los años cercanos a su fundación.

Así, en el contrato que se firma con Díez de Tudanca en 1675, siendo Abad Martín Asensio Albarez, se expone que desean sustituir su antigua escena, un paso de los denominados de “papelón”, por “estar yndepcente por ser las hechuras de los sayones de carton y averse de renovar cada año en que la compañía tenia mucho gasto”.

El nuevo conjunto se pide que sea a imitación del que posee la Cofradía de la Vera-Cruz de Valladolid, realizado por Gregorio Fernández en la segunda década del siglo XVII, describiendo la escena: “Christo en su tórculo, sentado con bestidura de púrpura, como está el de Valladolid, dos sayones que le están coronando con sus orquillas, otro sayón que está delante de rodillas, dándole la caña, otra figura detrás que está mirando la execución del castigo, este representa un juez del senado...

Desconocemos el paradero de este paso, que bien pudo llegar hasta finales del siglo XIX e incluso comienzos del XX, si bien lo más probable es que sólo lo hiciera la efigie del Señor, toda vez que con la crisis de finales del XVIII la Cofradía había decidido prescindir de los sayones de sus pasos, que tal vez pudieron desaparecer en el incendio del Convento de Santo Domingo en 1809.
 
Coronación de Espinas
En 1908, siendo Abad el Hno. Mariano Andrés Lescún, se encarga una nueva Coronación, compuesta por tres figuras, procedente de algún taller de imágenes de serie, tal vez de Olot o de Valls, donde se representaba a Cristo sentado y maniatado, con un sayón y un romano a su espalda colocando la corona de espinas.

Este conjunto fue cedido, en 1984, a la Hermandad del Stmo. Cristo del Amor y de la Paz de Salamanca, formando parte de su procesión ese mismo año, y entre 1985 y 1995 en la Procesión General del Santo Entierro, volviendo durante algún tiempo a la propia procesión de la Hermandad del Amor y Paz. En el año 2004, tras algunos años sin procesionar, fue recuperado por nuestra Cofradía.

En 1977 se decide volver a sustituir el paso, hablando con diversos escultores, adjudicando el proyecto al zamorano Higinio Vázquez García, siendo estrenado ese mismo año.
 
Coronación de Espinas
La actual Coronación de Espinas está formada por cinco figuras: tres representando al pueblo romano, otra a la plebe y la quinta a Cristo, sentado en su tórculo sobre unas gradas, con rostro sereno y envuelto en un halo místico, alrededor de la cual se dispone el resto.

Un primer soldado, bastante hierático y en pie, se convierte en espectador de lujo, mientras otro romano, con gesto desgarrado, se dispone a coronar de espinas la cabeza de Jesús. Las dos figuras que miran a Cristo de frente, tienen actitudes claramente burlescas, así aparece en primer término, otro soldado que, en cuclillas, enseña la lengua a Cristo con gran teatralidad mientras sostiene un clámide púrpura para colocarla sobre el Señor posteriormente.
 
Coronación de Espinas
Representando al pueblo aparece la última imagen, un esbirro con una bota de vino a la espalda que hace de introductor a la escena, ya que muestra al pueblo fiel la coronación de espinas. Este burlón representa la nota anecdótica del paso, ya que si ya la bota de vino hace que sea identificado como un “borrachín”, no deja de ser el autorretrato del escultor del conjunto, que con mano acusadora nos muestra a Cristo Rey.

El paso procesiona sobre un trono realizado en los talleres de Manuel Guzmán Fernández en el año 2008, sustituyendo uno de estilo modernista realizado en 1988 de Melchor Gutiérrez San Martín.

El trono actual está realizado en madera de cedro real con ingletes en las esquinas y cartelas en los salientes del trono, siendo los entrepaños calados y decorados con cabezas de ángeles.
 

Galería relacionada


Volver arriba
Volver arriba